Perfectamente cómo besar por primera vez

Por primera vez en muchas deje que te fueras asi, sin yo ir detrás de ti, explicándote y diciéndote como te amo. solo deje que te fueras porque acababa de tener unas horas maravillosas revitalizantes y al llegar. al depa, la vibra cambio, el aire era depresivo, es cierto eso que dice Fanny que necesitamos una ... por lo menos —mira el reloj—. Vicente no puede tardar. Carmen se estira bajo la blanca colcha, cierra los ojos y, por si fuera insuficiente, se los protege con el antebrazo derecho desnudo, muy blanco, en contraste con la negra manga del jersey que la cubre hasta el codo. Dice: —Me parece que hace un siglo desde que te llamé esta mañana. Hoy el INDEC publicó que en la primera mitad de 2020 el 40,9% de las personas estaban por debajo de la línea de pobreza y el 10,5% por debajo de la línea de indigencia. El impacto de la pandemia del nuevo coronavirus y el aislamiento dispuesto por el gobierno de Alberto Fernández el 20 de marzo, generó que la pobreza alcance el mayor nivel desde 2006. La primera impresión que tuve cuando vi el anuncio por primera vez, es que la familia que aparece en ese spot está en el jardín de un hospital para tuberculosos, una sensación que tengo de forma habitual en este tiempo cuando voy por alguna zona ajardinada de alguna ciudad o de algún pueblo y veo a la gente con las mascarillas caminando ... Mirando por Internet veo que algunos dicen haberlo resuelto a través de indicaciones de este enlace (en inglés) pero yo no acabo de entenderlo, porque parece que eso afecte solo a Photoshop (y en todo caso, la idea original es de 2014, aunque está actualizado más recientemente). Así que lo dicho, igual se puede pero no sé cómo, lo siento… Una vez que lleven un ritmo, deberán poder encontrar un patrón adecuado para respirar sin interrumpir el flujo de los besos. Esto es lo que necesitas saber: Al besar, respira por pocos por la nariz. No tengas miedo de tomar un descanso. Si lo haces bien, puede ser un momento íntimo y sexy. La siguiente vez quedé por internet con Sonia y todo fuer maravilloso. No sé si era su primera experiencia, pero sabía donde tenía que tocar perfectamente. Lo recuerdo como una de las mejores ... RESPUESTAS: Ninguna por que VA-LLENA, El Del-Fin, El pato por que tiene un año y pico, el ratoncito de los dientes, en SUPER-CHERO, llorar para deshagorate. 6. Verdad o reto. Es un juego que se adapta perfectamente a WhatsApp. Este es el clásico juego de verdad o desafío, aunque para ser jugado por mensajes puedes hacer algunos ajustes. 11Quisiera q fuera un sueño y despertar decir q bueno fue solo una pesadilla la realidad es pesada y lenta dura y por desgracia no tiene fin ,por q no puedo gritar ciento un nudo en mi garganta y un abandono infinito .Alguna vez vi la vida diferente ser fuerte ejemplos de fortaleza humana y ahora soy tan frágil débil por q con este dolor me ... Cuéntame cómo pasó, capítulo 95 online Cuéntame cómo pasó - T6 - Cada oveja con su pareja - Capítulo 95, - Temporada 6. Todos los capítulos online de Cuéntame cómo pasó en RTVE.es A la ...

Cuando el Universo Mira

2020.10.03 04:32 Davidemagx Cuando el Universo Mira

¿Solés mirar a las estrellas? No con ojos que lo dan todo por hecho, sin preguntas en absoluto y sin un ápice de contemplación. No como el sólo acto de elevar la mirada para señalar las luces en el firmamento cuales manchas decorativas burdas en un trozo de seda que usaste y sobre-usaste a lo largo de años, décadas. Sino lleno de inquietud, sin la anestesia de un mundo obviamente a tu alrededor que te brinda la comodidad necesaria para sentirte seguro, protegido, a salvo. Con la misma mezcla de asombro, ansiedad, emoción de el ser pensante que sos pero a la vez con la vulnerabilidad de una hormiga a punto de ser aplastada con todo el peso y fuerza de una realización repentina, cruda, cruel en su expresión indiferente a las respuestas…
Mi nombre es Celeste, no mucho de lo que diga de mi puede resultarte interesante. Una chica más en el pueblo, otro rostro que pasa ente la gente y no muy diferente quizás de vos, con una ligera tendencia a perderme un poco… mucho… en observar las estrellas. Digo, ¿qué más podría hacer un miércoles cualquiera con cielo despejado, una noche quieta, en un pueblo quieto? Todos parecen seguir la misma línea de reunirse, tomar algo, pasar un rato hablando las mismas cosas recicladas pero con distinto tono hasta eventualmente quedar en silencio y desbandarse ebrios. Sin juzgar a nadie… A mi solo me gusta observar…
Esa noche no era diferente a ninguna, familia a la mañana, amigas a la tarde y a la noche en casa cerrando el aburrimiento con alguna película repetida a la que prestaba atención a medias. Sin darme cuenta de la hora ni del cómodo trance en el que m encontraba gracias al efecto placebo del ruido blanco de la televisión y el brillo de la pantalla del celular; eso es al menos hasta que la luz se pagó. Otra noche de verano, otro apagón en el pueblo, así que hice lo que casi cualquier chica que tiende a mirar al cielo hace, salí al patio por un poco de aire y aprovechar el cielo nocturno en su puesta máxima. De verdad, lo damos por sentado sólo porque sabemos que está sobre nuestras cabezas y crecimos viéndolo hasta que simplemente lo ignoramos como parte de nuestro entorno, como sucede con nuestras narices, que son visibles pero el ojo humano aprende a ignorarla. Esta noche era perfecta, la luna brillaba lo suficiente para dar claridad y las estrellas en su sana soberbia disputándose el brillo. Son todas igualmente bellas… De todas maneras mis 5 minutos de meditación se vieron interrumpidos por el regreso de la electricidad que cubrió el manto con la contaminación lumínica típica de las urbes. Sin embargo no quise volver al estado semi-vegetativo anterior por lo que busqué una excusa para salir de casa a esas horas; hay un lugar en el pueblo lo suficientemente alejado de la urbe y lo suficientemente elevado para que el aire se sienta distinto y si te sentas por el lado que ignora al pueblo, una noche asi, casi se siente la infinidad en el pecho si la miras por un momento.
Una vez allí silencié el celular para no contar con interrupciones, me senté a suelo descubierto y solo fijé la vista sobre la cúpula oscura dejándome empapar de lleno con calma entre respiros profundos. De inmediato comencé a relajarme, poco a poco despejando la cabeza. Inhalar, un pensamiento, exhalar, dejarlo ir… Estaba en blanco. Los sonidos lejanos del pueblo se fueron apagando de a uno hasta ya no ser más que el viento susurrando en mis oídos. Caí en un estado de paz tan profundo que incluso el viento apagó su voz y en ése momento fuimos nada más que el universo y yo. Lo estaba viendo desde mi burbuja y sentí un frío bajar por mi espalda. Raro, inesperado. Sentí el corazón latir con fuerza pero sin agitarse, la sangre fluir calma como la corriente de un río en mis venas y mis pupilas dilatarse. El universo me estaba mirando también, y me veía directo a los ojos, sin dejarme escapar. Perdí control sobre mi propia voluntad, no podía moverme ni bajar la vista, ni pestañear, la sensación de un vacío incontenible e imposible de llenar comenzó a crecer en mi pecho, extendiéndose a cada parte de mi ser vulnerado. Lo sentí tomarme sin poderme resistir, cada estrella, cada espacio vacío me estaba devolviendo la mirada a la vez y entraban por mis ojos como una sola entidad tan poderosa como jamás habría creído posible. Me sentí minúscula, sentí la humanidad entera con sus logros y conflictos, al planeta vasto y aún sin terminar de explorar, tan pero tan irrelevantes en un esquema que escapa a mi sencilla mente, sentí miedo y angustia. ¿De verdad esto es todo? Todo lo que representamos, todo lo que somos. ¿Esta es nuestra única opción? Existir en un lugar en un rincón flotando en el vacío absoluto y frío del espacio como un ataúd del que no podemos salir para pisar otro lugar, y sé que aquello me asustaba pero sin embargo no me sentía atacada. Estas preguntas no eran forzadas en mí ante la revelación de un universo consciente de mi existencia a través de una mirada, estás preguntas nacían desde lo más profundo de mi inseguridad, de todas las angustias. ¿Qué soy yo en relación al tiempo? No marco un antes o un después, ninguno de nosotros lo hace. El universo estuvo aquí desde siempre y seguirá estando mucho después de que toda nuestra galaxia deje de existir, arrastrando al olvido cualquier rastro posible de que alguna vez existimos. Es sólo cuestión de tiempo. Tiempo… Y no hay una sola cosa que podamos hacer para evitarlo. No tiene sentido… Parpadeo. El universo levanta su influencia instantáneamente y vuelve a ignorarme. Tiemblo, me aprieta el pecho, el aire me falta, aturdida me pongo de pie y camino hasta la moto. Me toma unos instantes recuperarme por completo. Ya no quiero mirar hacia arriba. Arranco y me voy a casa, yendo a la cama tan pronto cruzo la puerta, a pesar de cargar con el peso de una aflicción insoportable, el sueño no tarda en encontrarme.
Despierto temprano, antes incluso de que mi familia lo haga. Un extraño silencio se filtra desde las paredes, el techo, el suelo. Está en todas partes. No hay pájaros cantando, o perros ladrando, no hay nada… La luz que se filtra por las ventanas y la puerta es, no obstante, tibia y reconfortante. Escucho un golpe en la puerta de en frente y me levanto sin pensarlo o siquiera meditar por lo extraño del ambiente. Tampoco podía decir qué hora era; sabía en donde estaba, reconocía mi casa, sabía la ubicación exacta de cada uno de mis familiares en sus habitaciones… no, podía sentirlos aún cuando no los estuviese mirando. ¿No lo entiendo? Podía sentir a los vecinos de al lado, a las aves en el cielo y en los árboles, a los peces en el océano… ¡Podía sentirlo todo! Desde el espacio entre cada uno de nosotros hasta el último átomo en cada rincón de una inmensidad inconcebible. Todo, absolutamente todo se encontraba detenido, suspendido en su lugar. Pude percibir partículas de luz crearse y llegar a mí por los espacios a través del marco de la puerta y la puerta. De nuevo, un golpe firme, uno sólo. Sin miedo me acerqué y abrí. Afuera todo se veía normal excepto por esta… ¿pausa…? ¿quietud…? Mis ojos cayeron sobre una carta en el suelo, a mis pies. El papel era suave y poroso a la vez, se sentía viejo... “Para Celeste.” Leía la inscripción en el dorso en letra que parecía de puño a la vez que impresa a máquina o por algún tipo un mecanismo. Todo acerca de la carta se sentía antiguo y nuevo a la vez. Como si hubiese sido escrita mucho antes… mucho antes de… no sé… y sin embargo también se sentía reciente. Doy vuelta la carta y el frente estaba lacrado con… Bueno, tenía las características de la cera pero era dorada y destellaba plata como un metal de aleación extraño, no sé cómo ponerlo en palabras que lo expliquen, e incluso la superficie suave del sello, en inspección cercana, tenía diminutas partículas de colores que jamás había visto. En el centro, un símbolo similar a G mayúscula con puntos, líneas y… ¿vacíos? Había una cantidad tan grande de detalles en él que donde me fijara algo nuevo surgía, contenido todo en un espacio que apenas llegaría los tres centímetros. Entendí al mirarlo de lejos, de alguna manera, los detalles en el sello representaban al universo en su totalidad. Sé que para la pre concepción de espacio que tenemos eso debería ser físicamente imposible, no obstante allí estaba, tan simple y complejo que referirlo como hermoso o bello, incluso perfecto, es opacarlo.
Abrí la carta sin forzar el sello, que desapareció en un haz de luz. La misma letra redactaba con prolijidad que jamás había visto. El meticuloso espacio entre cada letra cursiva, los márgenes perfectamente alineados, los espacios entre renglones. Todo parecía ser un opus magnum. Al fijarme en la fecha en el encabezado noté que en ella podía leer todas las fechas al mismo tiempo, desde el inicio del tiempo a in infinito que se extendía profundo en el papel cuanto más lo observaba. La redacción en sí era de carácter administrativo pero no legal. Se sentía personal, como si formara yo parte de… de… algo. De nuevo, una sensación que no puedo traducir. No voy a marearlos más, la carta decía esto:
“¡Hola, Celeste,
¡Felicitaciones! Tuviste tu primera crisis existencial. Mientras que los efectos de pánico no fueron producto de nuestras intenciones, te pedimos perdón por nuestro (¿Intencional?) descuido. En nuestra infinita sabiduría solemos ser insensibles a la manera en la que otras especies mucho más jóvenes que la nuestra lidian con las emociones, si es que acaso somos sensibles a las emociones en absoluto y prometemos tener mejor cuidado en posteriores revelaciones como las que fuiste capaz de atestiguar. No podíamos llegar a vos de otra manera, tampoco hacernos presentes de manera física ante vos, no tenemos una forma que puedas reconocer, no tenemos una lengua que puedas entender, y no tenemos las dimensiones que puedas reconocer, así que elegimos una simple carta como el medio ideal para alcanzarte.
Nos complace tu apreciación sobre nuestro trabajo, creenos, trabajamos duro durante eones para que tu especie y millones de otras a lo multidimensional del universo puedan disfrutar, no obstante lo avanzados o primitivos que sean. Nos complace aún más observes llena de maravilla, duda, angustia y nostalgia. Lamentablemente el ser humano pareciera estar perdiendo la capacidad de asombro o el interés sobre la naturaleza que lo rodea, sea en su propio hogar como fuera de la cúpula celeste que recubre su esfera en su humilde rincón. El cual, si nos permitís el afano, no fue nada intencional. Ahora y casi sin otros preámbulos, permitinos un intento por darle explicación a tus recientemente adquiridas inquietudes.
Creamos este universo fuera de un capricho. Existimos en un plano inalcanzable para las especies de un orden estrictamente físico como la tuya, como es nuestra modesta intención que lo sean. Dicho plano se sostiene de la energía colectiva de todos los universos en los que sus habitantes compartan un insaciable apetito por explorar lo desconocido, saciar la curiosidad mientras encuentran respuestas a los fenómenos de la naturaleza y trascienden más allá de sus formas básicas. Nosotros mismos no sabemos decirte de dónde provenimos, aún siendo las entidades que somos, existen otras aún más antiguas a las que nuestras propias leyes obedecen e intentamos (todavía) dar explicación. Sólo podemos decirte con certeza absoluta que tu rol, el rol de todos, de todo, tiene su lugar definido en el cuándo cósmico en el que transcurre. Servimos a su causa tanto la causa nos sirve.
"La causa,
Verás, querida Celeste, entienden al universo como un algo infinito que jamás acaba. En realidad, todo universo es plausible de acabar. En el párrafo superior mencionamos que nuestro plano se sostiene de la energía colectiva de los universos cuyos habitantes compartan un insaciable apetito por explorar el infinito, tristemente esto implica la existencia de universos que no cumplen con el sólo requisito para mantenerse en existencia. Aquellos universos que mueren, sean jóvenes o antiguos, se caracterizan por una sola cosa: la falta de curiosidad. Sólo cuando dejan de buscar más allá de sí mismos (entiendo por ello la totalidad de lo que han llegado a adquirir en materia de sabiduría y, la palabra que ustedes usan es ciencia) es cuando inevitablemente comienzan a morir y sus universos hacen implosión hasta ser la misma nada que al mismísimo inicio de su creación. Tristemente para nosotros, creadores, nada podemos hacer para cambiarlo. Nuestro acto creador se ve sujeto de la forma más estricta al libre albedrío de cada especie. Sólo podemos formar y reformar, retocar, mover, inventar dentro de cada universo pero al final depende de cada uno de ustedes el mantenerlo con vida. Y esto es sólo el comienzo.
Desde el átomo a nosotros, a los seres que nos han creado a nosotros mismos hay compartida una sola base en común, el origen. Vos misma estás compuesta de incontables átomos, bueno, incontables para ustedes. Calculados y premeditados para nosotros. Eso significa que dentro tuyo existe todo un universo. Cada uno de ustedes lleva consigo universos enteros. ¿Ves a dónde vamos con esto?
Todo lo que son, lo han sido siempre. Todo lo que serán, ya lo fueron, y algún día ustedes serán nosotros y nosotros seremos ELLOS, nuestros creadores. El origen y propósito entero de el todo absoluto es trascender a planos cada vez más altos de existencia. Cada universo al expandirse va recolectando la información dentro de sí para que, a medida que sus especies son y van dejando de ser, unifiquen en un punto común por debajo del nuestro hasta ser lo suficientemente complejos y completos para dar vida a uno de nosotros. No podemos existir sin que ustedes existan y su universo no puede existir sin nosotros, y ustedes. Este ciclo perpetuo no ata a nadie. Grandes civilizaciones nacieron y se fueron sin trascender, algunas cerca de lograrlo, otras no tanto. Por capricho o por una sensación de totalidad falsa que las llevó a relajarse y destruirse. Universos enteros, tantos que son inconcebibles (para ustedes) lastimosamente se apagaron…
El universo que habitas es joven, las especies con las que lo comparten varían en edades y avances y sin embargo todas, por ahora, miran hacia afuera con ojos de contemplación. El propósito tuya es mantenerte curiosa, por insignificante que sientas ser. Tu lugar en el gran esquema de las cosas se justifica en escalas de tiempo que no podrás medir pero que sin embargo suceden. Volviendo al ejemplo de los átomos, ellos te forman a vos. Tu galaxia entera es un átomo, su universo entero es uno de nuestros átomos. Cuando uno de ustedes muere regresa al universo en forma de energía y conocimiento que se acumula con la de otras especies. Cada vez que miras al cielo estas observando a tus antepasados y a la totalidad entera de lo que fue, y en cierta manera también de lo que será. Universos como el tuyo son tan exitosos que en eventos fuera de nuestro control renacen por si mismos, cada iteración infinitamente minúscula a la anterior hasta eventualmente ser tan pequeña que la nada lo reclama. Vos ya fuiste y volverás a ser. Un día serás nosotros también, al menos en tanto las corrientes de albedrío no cambien…
Permitinos bajar a tu humilde nivel y besar tu mano, y rogarte. No dejes jamás de preguntarte. Te dimos propósito y vos nos lo das a nosotros. Existimos de manera simbiótica, conectados y no podemos sin esta relación mutua. Nos viste porque elegimos verte, porque sentimos que están quedando atrás, porque queremos que nos alcancen. Una especie tan hermosa, tan joven, tan sumida en sus conflictos internos que lentamente están olvidando de hacer algo tan simple como mirar para arriba y preguntar “¿Qué más hay?” y la respuesta es sencillamente “Hay tanto como se permitan descubrir.”
Eso es todo, Celeste. Contamos con tus miradas a las estrellas cada alguna que otra noche y con tu hermosa curiosidad.
P/D: Es hermoso ver tus ojos cuando las estrellas brillan maravillosas en ellos.
 Nosotros.” 
Y eso fue todo. Tan pronto terminé de leerla la conciencia sobre todo lo que me rodeaba se desvaneció. El movimiento regresó, los sonidos también y lágrimas en mis mejillas descendían hacia una sonrisa de gratitud. El papel perdió su forma inicial y en su lugar ahora era una ordinaria hoja de oficina con letra impresa a máquina. Ruidos tras de mí indicaron que ya todos estaban despertando por lo que era hora de volver a mi rutina, a mi lugar y propósito. Algún día yo también veré a los ojos de un ser diminuto desde mi lugar supernatural y al verlo también diré “Gracias por mirarme.”
Fin.
Por Davidemagx.
submitted by Davidemagx to nosleephispano [link] [comments]


2020.05.09 02:32 DanteNathanael Cárcel: d [Final]

(Antes de empezar, aquí hay un link con una descarga de la historia en PDF.)

“El dolor en tu corazón es grande, pero todo puede sanar,” son las palabras que le dijo su hermano, saliendo detrás de la puerta. Su madre solamente los miro abrazándose, inclinando un poco la cabeza, para después darse la vuelta y seguir con sus quehaceres. Todo lo que dijo Felipe, la manera en la que fue derramando progresivamente su corazón palabra tras palabra, quedó graba en la superficie de la mesa de madera, donde habían nacido nuevos surcos cada vez que su cuerpo no podía más y estallaba en lágrimas, sus uñas buscando la seguridad del dolor. Pero su madre, en ningún momento, más que las pocas palabras—padre, celos, dolor, corazón—que lograban relacionarse con ella, trayéndola en carne viva a la experiencia por la que estaba pasando su hijo, pero no por más de 5 segundos.
Felipe no podía comprender el comportamiento de su madre. Era una de las primeras veces que realmente se abría con ella, que buscaba poderle comunicar por lo que estaba pasando, para que con la magia de las madres, esa que siempre sale en las películas, telenovelas y libros, lo ayudará, le dijera que por lo menos todo iba a estar bien . . . y lo hizo, se lo dijo muchas veces, pero nada de ello sonaba genuino. A media lengua, empujando las palabras, pisándose los talones, un sabor amargo empezaba a ocupar su boca y su mente. Quedaron en silencio unos segundos hasta que su hermano decidió que era necesario intervenir. Había llegado de un viaje largo, muchos lugares visitados, algunos por días, otros por horas, con nada más que una cartera llena de dinero, fotos de su familia, su prometida, sus amigos, todos con sus números en la parte trasera, y una pila de libros de Vonnegut, Pynchon, Borges y Dara.
“Te extrañe mucho,” le decía Felipe, pegado a su pecho, dejando caer lágrimas rápidamente sobre su camisa negra medio abotonada. “N-n-no sabía qu-que regresarías tan pro-nto, Le-Le-vine. . . . ¿Pudissste escuchaa-a-har to-do?”
“La mayor parte, sí. Pero parece que todavía tienes mucho que contar.”
Felipe se despegó de su pecho y lo miró, sus ojos apenas visibles detrás de la pátina de lágrimas burbujeantes, una imagen borrosa ahogada en desesperación en donde lo único que resaltaba era la falta de estructura interna, la muestra líquida de una posible estadística esperando ser añadida a la pila anónima de columnas y gráficas, otro nombre sin substancia, ahí solamente para confirmar que el universo necesita de ciertas reglas para funcionar, de ciertos números de sacrificios en mil y una diferentes maneras, de mil y una causas diferentes, para satisfacer el mecanismo que lo mantenía girando a la deriva de su propia incertidumbre.
Suben a la azotea. Levine toma un par de cojines de la sala y se los avienta en la cara a Felipe, “Piensa rápido,” para que puedan sentarse sin que sus traseros se llenen de piedritas. Arriba, la tarde apenas empieza a hacerse presente, sangrando detrás de las nubes su luz dorada, una impresión del paraíso, el jardín amurallado, detrás de cumulonimbos, cirros y cirrostratos en lo alto, abajo una capa de altocúmulos—un cielo aborregado—se podía vislumbrar por algunos momentos la montaña del Edén. Mirando su cénit, Cheit Eitz HaDa'at parecía tan lejano y Shechinah tan cercana, de nuevo en la tierra, morando entre cada ser vivo o no. . . . Como todo en el cielo, como las estrellas, todo parecía ser solamente una promesa. Felipe sentía el calor en su piel, pero su corazón, antes tan regocijante, tan lleno de energía al primer contacto con algún apéndice de la luz solar, ahora se encontraba apagado, ataviado con el peso de ella.
“Bueno, ya que estamos aquí, ¿por qué no abres tu celular y revisas todas tus redes sociales unos minutos?”
Un poco consternado, Felipe le hizo caso, primero temeroso, pero después consciente un poco más de lo que estaba pasando.
“¿Qué fue lo que sentiste?”
Desde hace unos minutos que Felipe estaba soltando lágrimas de nuevo, poco a poco, pero la pregunta de su hermano lo hicieron rendirse, dejando abiertas las compuertas de la sinceridad.
“Ay. . . . Mmm-e duele . . . taa-nnto ver algo relacionado con e-i-lla . . . ver siquiéera su nombre yá me pár-ara el corazón. . . . Me toma demasiado recobrar la postura. Y cada vez que un pensamiento sur-ge de ella, ya sea porque al-algo m-e-e lo recueerda o por-porque, porque . . . porque pues ya dije, veo su, su-u nombre, me deshago. No . . . ah, no dejo de pensar a veces en que hay muchas más personas hablando con ella que realmente la hacen feliz, que la hacen reír, y que no se acuerda ya para nada de mí, y que no siente nada si de repente se encuentra mi nombre en algún lugar—”
Antes de que Felipe pudiera continuar, Levine seguía riendo tan fuerte que no tuvo de otra más que unírsele.
“Claro que has sido un niño pequeño, un niño idiota que no ha aceptado las dificultades de la vida. Los obstáculos nunca han sido algo a lo cual temer, pero algo a lo cual desafiar. El sueño que tienes, aquel de vivir con amor, amando, luchando por cosas que muy pocos notan su presencia, aunque vive en los corazones de todos, no es uno de un cobarde. Tienes que arreglar demasiadas cosas dentro de ti para hacerlo. ¿Qué se necesita para ser un abogado más que conocer la ley y ser inteligente para negociar? ¿qué se necesita para ser un médico más que años de práctica y estudio, trabajo duro bajo presión y desgaste emocional y físico? y tú, antes de todo eso, quieres ser tú mismo. ¿Sabes lo que eso conlleva? ¡Todo! porque entonces nada de lo que valgas, nada de lo que sientas valer, pueden depender de otra cosa más que de ti mismo. Ninguna relación, ninguna posesión, ninguna acción hecha por o sobre ti.
“Por esto es que nada de lo que hagas, no importa qué tan bello, largo o profundo sea, podrá superar la simple confesión de que la amas y que estas seguro de ello, porque amarla es una responsabilidad: cada día tienes que despertar dispuesto a superar lo que hiciste mal el día anterior sin perder la cordura, tienes que entender la situación como un producto generado por un entendimiento o malentendido entre ambos, pues cada cosa que logren, sea el mejor día de sus vidas o la peor pelea, fue creada por ambos; y si cada día no estás seguro por lo menos de lo que eres, de todo lo que vales para ti, de todo lo que eres sin ella, no podrás saber nunca cómo ayudar en la situación. Ella nunca te va a ser feliz, ella nunca te va a traer la cura para tu depresión . . . te puede acompañar, te puede ayudar, puede aumentar tu felicidad, puede hacerte llegar al orgasmo físico y emocional, pero todo esto esta siempre construido sobre ti, sobre lo que tú ya eres.
“¿Acaso le hiciste caso cuando te dijo que era mejor que te alejarás de ella y que por eso empezó a actuar de la manera que lo hizo, solamente porque te dijo que no la amabas realmente? Jajaja. ¿Ustedes que se conocen tanto que incluso pueden decir lo que el otro siente nadamás así? ni sabían lo que ustedes mismos querían y después de eso ella ya sabía que no la amabas y tu bien obediente le hiciste caso. Por dios, Philip, ¿Se dan cuenta que en realidad solamente le temen a lo que sienten porque creen que nadie los va a aceptar cómo son? Podrás estar en el espectro totalmente opuesto al de ella, pero siguen siendo humanos, y nosotros debemos de tener un equilibrio.
“Toma este ejemplo: las personas con síndromes pesadísimos, como esquizofrenia, demencia y esas cosas, están funcionando perfectamente bien y en acorde a su psique. El mundo está lleno de cosas terribles y las vemos a diario . . . ¿o no? No solamente me refiero a robar, matar y mentir, hay cosas que simplemente vemos como normales, pero no deberían de serlo para nada. ¿Cuántas personas no te pueden contar una historia en la que alguien a quien amaban tanto se fue con tal y tal, que les mintió en la cara cien veces y nunca pudieron recuperarse de ello? ¿qué pasa con todas esas personas que se van a acostar con quien se les de la gana? ¿qué pasa con todas esas personas que les parece bien agarrar a quien sea y violarlas? ¿qué pasa contigo que piensas que ella tiene la culpa porque no tienes la seguridad suficiente como para amar enfrente de todas las dificultades que hay en esta vida? Todo esta funcionando perfectamente en el nivel psíquico, aquí tus etiquetas de malo o bueno no sirven para absolutamente nada, porque todos tienen un propósito bien definido. ¿Puedes ver todo eso que consideras malo y retorcido y no juzgarlo? y más aún, ¿entenderlo?
“Creo que ya te has dado cuenta que todo esto duele más por lo que tu imaginas que por lo que realmente está pasando. Vives en una cárcel hecha de ti mismo, de tus pensamientos y creencias, tanto que simplemente no puedes ver la realidad, no solamente lo que está pasando, pero todo lo que puede pasar. Nunca eres realmente ninguna de las cosas que te dicen hasta que las aceptas. Si te dicen sucio, simplemente por algo que no sabías, tienes de dos: o lo cambias, o te quedas igual y peleas contra ti mismo. Ese dialogo interno, esas luchas internas que llevas a cabo a través de todo el día no son realmente con esa persona, son contigo mismo. Y cuando veas a esa persona de nuevo, no lo vas a ver en realidad, solamente vas a poder verte a ti mismo juzgándote por lo que no aceptaste que eras. . . . Hermano, aceptar no significa dejar ser o tolerar, significa saber desde donde estás partiendo para lograr llegar hacía tu destino. Puede que la vida no sea una línea recta entre A y B, pero sigue teniendo una A y una B, un punto inicial y uno final. Si no sabes desde donde partir, nunca podrás realmente llegar a la tierra prometida. Es por eso que me agrada que seas sincero, aunque por lo que estés pasando no me pueda causar otra cosa que risa. Y es que cuando por fin lo veas desde otro lado, cuando hayas avanzado, te vas a reír de la misma manera.
“También sé que siempre has querido ser como yo. Tratas de caminar el mismo camino, con los mismos zapatos. . . . En algún momento también fui como tú. Tenía una novia llamada Darla por la cual perdí absolutamente la cabeza. No sabía que estaba pasando, pero algo realmente feo me estaba pasando. Me tomó 10 años salir de ella. ¿Y sabes lo que me hizo salir por fin de ella? Simplemente aceptar por lo que estaba pasando. No sé por cuántos años trate de regresar con ella, a veces nos vimos, cojíamos, tratamos de nuevo, pero nada funcionaba. Entonces un día se apareció mi abuelo por aquí, cerca de la casa, me preguntó cómo estaba nuestro padre, y después dijo que le había puesto Francisco por Goya. Jajaja. ¿Puedes creerlo? El viejo si que estaba loco. Pero en ese momento algo entró en mí, y empecé a escribir algo. En unos pocos días lo terminé, le puse de título La Transformación, como la novela de Kafka . . . sí, esa que erróneamente llaman La Metamorfosis, como la épica de Ovidio. En fin, en ella retrataba mi historia, simplemente la retrataba, y al final, en los últimos capítulos, trataba de encontrar la respuesta a lo que me estaba pasando . . . pero no la encontraba. Todos los primeros capítulos no me tomaron más de unas horas completarlos, pero ese último capitulo se portó muy mal conmigo. Y mientras trataba de descubrir lo que podía hacer, simplemente deje de pensar tanto en ella, y empecé a cambiar las cosas hacía mí. Fue entonces cuando me di cuenta de lo que estaba pasando: estaba culpándola a ella por cómo me sentía, por tener dudas con respecto a mí mismo, por simplemente depender de ella para recibir todo, porque sin ella y su aprobación aparentemente yo no existía. El abuelo siempre busco la aprobación de una mujer que conoció en Mazatlán, se llamaba Remedios; nuestros padres siempre tuvieron problemas consigo mismos, Linda una vez me contó que no se habían separado por nosotros, pero Pedro decía que por nosotros era por lo que se iban a separar. Y bueno, ahora lo están, pero no por nuestra culpa. Verás, siempre me ha causado mucha curiosidad que te hayan puesto Felipe, porque es “Fe” de Federico, “Li” de Linda y “Pe” de Pedro, y tú primer nombre, Ángel, mensajero, daría el significado de que tu vida es el mensaje o que eres el mensajero de las vidas de nuestros antepasados. Siempre me pareció curioso, pero ahora que me cuentas de ella, veo que era un mal presagio, pues estás cometiendo los mismos errores que ellos hicieron.
“Cuando terminé la obra, el último capitulo solamente decía todo aquello que me hacía feliz. La releí y estuve satisfecho con ella. Para terminarla, le puse un epígrafe por Chejov, que escribió en una carta para un amigo: ‘una historia sobre un hombre joven, el hijo de un siervo, que ha servido en una tienda, cantando en un coro, atendido el bachillerato y la universidad, que ha sido educado para respetar a todo aquel con mayor rango y posición, a besar las manos del padre, a reverenciar las ideas de otras personas, a ser agradecido con cada mota de pan, que ha sido muchas veces azotado, que ha ido de un pupilo a otro sin zapatos, que ha sido usado para atormentar animales, que ha disfrutado de cenar con sus relaciones adineradas, y ha sido hipócrita frente a Dios y al hombre desde la mera consciencia de su propia insignificancia—escribir sobre como este joven exprime al esclavo de sí, gota por gota, y como al despertar una hermosa mañana ya no siento en sus venas la sangre de un esclavo pero aquella de un hombre real.’
“Así que aquí, te digo a ti, ¿qué vas a hacer ahora que sabes que la relación que quieres tener con ella, y más aún, todas las relaciones que tienes, sean personas o objetos, dependen de la relación que tengas contigo?”
submitted by DanteNathanael to DanteNathanael [link] [comments]


2019.07.03 19:30 SrFano Receta de Jalea de Mango. (100% REAL-NO FAKE-MARACAY/MARGARITA STYLE)+BONUS salsa de ajo.

Hoy les quiero hablar de la sorprendente historia de cómo terminé haciendo Jalea de Mango en Margarita, el mes pasado, y cómo fue que me quedó perfecta ¡que te estoy diciendo que me quedó tan perfecta que hasta me asusté! seriamente consideré montar una empresa de jaleas o algo. OJO! Alguien ya puso una receta de Salsa de Ajo en los coments del post de las empanadas, por lo que no le veo la gracia en hacer un post como el que prometí, solo para la salsa de ajo, así que al final de este post, como bonus, mencionaré algo sobre la que yo hago, mi salsa de Ajo y ya._______

Jalea de mango

Todo comenzó en la casa donde vive mi Madre, que hay un patio grande con tres matas de mango altísimas, cuando de pronto en la noche pegó rolo de brisa, y se partio una rama gurda cargada de una cantidad loca de mangos verdes. Salí en la mañana a ver que coño había sido el ruido del coñaso que se escuchó en la madrugada, porque pinga de coñaso sonó, y al salir me tope con tál cantidad de mangos verdes que me arreché. Me arreché por dos motivos: primero que ese patio tiene una reja que dá hacia un terreno baldio, es decir un terreno que no tiene gran cosa, que además dá hacia una calle desde donde cualquiera que pase y vea para acá, verá el coñaso de mangos, y entonces pasa que como "la verga en margarita está burda de arrecha", solo era cuestión de tiempo para que en el transcurso de la mañana alguien se metiera al patio a coger los mangos, como el que entra por su casa pero saltando una reja. Lo malo es que si en el proceso de agarrar los mangos alguien veía cualquier otra cosa de valor dentro del patio, pues se lo llevaban. En lo que respecta a estas vainas una cosa siempre lleva a la otra, no es la primera vez que pasaría algo así en la casa donde vive mi mama, donde una vez ya se llevaron 1 kilo de jabon de lavar. Segundo que yo tendría que ser quien recogiera el coñaso de mangos para evitar que pasara lo primero, que entraran a cogerse los mangos. Al final me puse manos a la obra y saqué tres cuñetes (pongan en google cuñete de pintura, si no saben lo qué es un cuñete) cargados full de mango verde. Luego limpié y escondí la rama.
Ahora, como me daba lastima que se perdieran esos mangos, y como yo no tengo carro como para ir repartiendo por margarita los mangos entre los demás miembros de mi familia y amigos, aparte de que la gente que vive por acá le tengo arrechera porque se han metido a la casa a robar, cuando no hay nadie en casa, y al final ningún vecino ni un coño vió nada, entonces tampoco me apetecía darle mango a los vecinos. Así fue que me decidí a hacer la Jalea de mango, también tenía bastante azucar que había comprado barata, y también que me hizo gracia que me acordé de la vaina de que "si del cielo te caen limones..." pues eso, pero con los mangos verdes, que literalmente cayeron desde el cielo, y me hizo gracia la vaina. Ojito que la verdad yo nunca había echo jalea, pero si que había visto a alguien prepararla, pienso que por eso me quedó tan buena, pero cuando recordé a esa persona, de quien había visto hacer la jalea, las cosas ya no fueron tan graciosas.
Esa persona que había yo visto hacer la Jalea de Mango era alguien especial. La cuestión es que por alguna razón no puedo olvidar muchas de las cosas que viví con mi exnovia, creo que al final terminaré yendo a un puto psiquiatra para quitarme esta inclinación que tengo hacia la nostalgia para con ella, pues constantemente se vienen a mi como flashes, recuerdos e historias sobre cosas que pasamos juntos; qué se le va a hacer, es la verdad. La persona no era mi exnovia, pero si tenía que ver con ella.
Mas como sea, estando yo frente aquél montón de mangos en la cocina, habría pues de recordar el día en que pasé toda una tarde en Maracay viendo como el Primo de mi exnovia hacía Jalea de Mango. El primo era un un muchacho brillante, que era muy joven y aún así era profesor de veterinaria en la UCV Nucleo de Aragua, recuerdo que el hacía Jalea de Mango en temporada de mango, que en casa de su mama habían matas, y que él lo hacía para rebuscarse, no recuerdo si es que en ese entonces hacía una maestría y necesitaba el dinero por eso, no recuerdo bien aquello; solo recuerdo perfectamente el cómo cocinaba los mangos, hasta que punto lo hacía, cómo te tenía que quedar la piel del mango y todo para luego pelarlos tras hervirlos. A fin de cuentas creo que recuerdo perfectamente ese momento, al menos la preparación, porque después como a los dos años de aquello el murió, y ese suceso reforzó el recuerdo en mi memoria, de él haciendo la jalea.
El murió mientras yo aún estaba de novio con mi ex, recuerdo haber ido al velorio y al entierro, recuerdo haberlo visto en el ataud, pues habían abierto el ataud en el velorio, y recuerdo el impacto pues para mi el era como de nuestra generación, y era que si el primer muerto cercano de alguien como de de mi generación. Y fue la primera vez que conocí el cementerio de Maracay también, además de que yo quedé horrorizado por el estado deplorable en el que se encontraba ese cementerio, madre del amor hermoso, la maleza se comia las tumbas, del impacto tomé una foto y todo, en algún lado la debo de tenerla, y recuerdo que me dijeron que en ese cementerio se encontraba la tumba de uno de los ""ilustres"" dictadores de Venezuela... Bueno ya estoy divagando.
Regresando a la Jalea de Mango, yo me pasé todo el puto día haciendo Jalea, que recordemos que era un monton de mango, así que hice un montón de Jalea, y por eso se me fue el día, todo a la par de que recordaba al pobre muchacho, nunca antes había pasado tanto tiempo recordando a un muerto, y eso fue por la parte de la paleta, porque hay que revolver que jode la mezcla, y mientras revolvía me acordaba de aquella tarde en que lo ví a él hacer la Jalea, bueno yo ya profundizaré en esto despues, en esto de la paleta.
Para hacer la Jalea necesitas: *Como vale la pena hacer un montón de una vez al menos necesitas como 4 kilos de mango verde o todo el que puedas conseguir (OJO cualquier tipo de mango sirve, ya sea de hilacha, ya sea manga, ya sea de bocado, alfanjol, etc. mientras sea verde, cualquiera sirve, pues hay muchos tipos de mangos) *Azucar ten a la mano 1 kilo, aunque es probable que no la vayas a usar completamente, ya veras a que me refiero. Ahora bien sí conseguiste una tonelada de mango verde, obvio que necesitaras mas azucar, pero aquí las medidas no son importantes, acá vale mas tu propio paladar como medida.
LO MAS IMPORTANTE, LA PREPARACIÓN:
Conseguir una Olla como de Sancocho, vale? como las que se usan para hacer sopas para mucha gente, sino basta con diferentes ollas. Acto seguido llenas o las llenas con agua con los mangos adentro, hasta cubrirlos, ojo que los mangos con todo y concha, no los peles. Y pues los pones a hervir entre fuego medio y fuego alto.
La piel de los mangos va a cambiar de color, no se asusten, sigan hirviendo eso con tranquilidad, y solo ponganse precavidos cuando vean que la piel se empieze a partir, osea, que se vea que se está partiendo la piel de todos los mangos, pues solo entonces, coges un mango y te pillas a ver si la piel se deshace, si es así, apagas la olla. Y cuelas los mangos como si fueran pasta y los dejas reposar.
Entonces, cuando puedas manipular los mangos sin quemarte empieza la faena. A cada mango le vas a quitar la piel como bien puedas, cosa que será sencilla de hacer pues la piel vá a ceder y luego con una cuchara vas a raspar el mango para quitarle la pulpa y separarla de la PEPA. Mi tecnica era sacarle la mitad de la piel a un mango, entonces de la mitad que tiene la piel, sujetaba por allí el mango, y con una cuchara raspaba por la parte sin piel y así iba, como bien podía. Todo lo que saques del mango (menos la piel y la pepa) procuras que caiga en un recipiente, como bien puede ser un bol de cocina o una olla. Así una y otra vez sacandole la pulpa a cada mango.
Justo en este momento hay gente que pasa por un colador la pulpa, como para separar del mango, las hebras de la pulpa. Yo no lo hago ni lo recomiendo, pues las hebras son fibra que ayudará a que uno se llene, juraría que hasta ayuda con la digestión y aparte no entorpecen en su ingesta, pues cuando te lo estas comiendo apenas y se notan las hebras, entre el dulsor y la deliciosa consistencia. Ahora bien sí es el caso de que estas usando un MANGO MALDITO que estuviese super lleno de hebras, de esos que hasta ni provoca comerlo solo, pues ya veras... de todas formas dejo esto a su desición, pero yo les recomiendo que al menos la primera vez no lo hagan y ya ven si en un futuro se inclinan por hacerlo tras probarlo. hebra: Filamento corto de material diverso, generalmente de origen vegetal.
A partir de acá se viene el quid del asunto, osea la parte importante y desiciva, y hasta ""difícil"": en una olla tiras toda la pulpa y le agregas menos de la mitad de 1 kilo de azucar y revuelves, bien pero pien pien bien todo, y lo haces con un cucharon de madera que te va a servir para lo que vendrá a continuación. Ahora lo pruebas y sí es el caso de que sientes que no está lo suficientemente dulce, pues agregas mas azucar, y así hasta conseguir un sabor que te sea agradable y ricolino, pero no exesivamente dulce xq despues eso se va a concentrar. Recordemos que como buena jalea de mango también tiene que quedar con un toque acidito bien rico (de alli el que se haga con mango verde). Es pues cuando estes satisfecho, que prendes ahora la hornilla para empezar a cocinar, FULL FUEGO, y empezar con la paleta de madera a revolver.
" Del pueblo venezolaaaaanooo María dale paleta María paleta traigo la voz de sus baaaarrioooos María dale paleta " .....................................IMPORTANTE!!!! Lo que se viene es revolver eso como loco, ojo que cuando empieze a espesar, justo cuando ves que ya no está como liquido todo aquello cual jugo, y mas cuando la mezcla asemeje un batido la mar de espeso, en ese momento vas a bajarle la llama la fuego entre minimo y mediano, esto es super importante, pues así no se nos vá a quemar la cosa. Ojito con esas cocinas locas, vean que a comparación con la máxima llama que puede dar su hornilla, ahora pues esta esté dando un 25% de rendimiento, ok?. Y de allí en adelante lo que se viene es paleta, osea revolver eso, como bien puedas, tratando de revolver ese fondo de la olla, esto para: 1) evitar que se pegue del fondo, 2) evitar tambien que salgan burbujas que estallen y embadurnen toda la cocina 3) todo se cocine uniformemente.
Cuando lleves un rato allí y notes que cuando pasas el cucharon la mezcla tarda en unirse, cuando pasas el cucharon y puedes ver el fondo de la olla y todo va lento, pues entonces es que ya está a punto de acabar. Si eres exagerado y quieres que te quede todo super tiezo, dale un pelo más, 10 minutos siquiera, ahora si te mola que esté un poco como una mermelada pues ya está, apagas la hornilla.
Si quieres que te queden como unas barras o como un pie (me refiero a un "pai" y no el pie de una persona) consigue una refractaria y esparces la mezcla y lo dejas enfriarse. Sí no sabes que es una refractaria preguntale a una Señora de mas de 50 años, o buscalo por google imagenes. Ahora si te da igual todo pon todo eso en el promer recipiente que tengas a la mano, o ponte creativo y coge unas conchas de coco, una totuma, o una ponchera, qué se yó, y dejas enfriar la mezcla, y ya está. Ahora si quieres que te quede de puta madre, pon a enfriar esa vaina en la nevera.
Por cierto, con la jalea que hice aquel día, comió toda mi familia, recuerdo que llevé un montón al almuerzo del día de las madres, pero en dónde fué el almuerzo del día de las madres, y lo qué pasó allí, esa ya es otra historia.

Bonus track- Salsa de ajo.

Ahora que lo pienso es esto una montaña rusa de sabores, pues no combina para nada esto de dar una receta de algo dulce, como la jalea de mango, junto con algo que mas bien es para comida salada en plan empanadas, y me refiero a la salsa de ajo. De una u otra forma allá vamos.
Como ya dijo el usuario unkvcc en los comentarios de mi receta de empanada de cazón, hacer la salsa de ajo es algo realmente sencillo. Sin embargo yo no he podido replicar a la par la salsa que te sireven en los puestos de empanadas, hay algo extraño allí, pero si que me sale a mi una muy de pinga. Pero eso si, tengo dos versiones, la "sifrina like este del este", y la "low-cost pata en el suelo".
Coye, ya me da ladilla seguir escribiendo, así que solo daré la receta sifrina:
"sifrina like este del este"
-3 Yemas de huevo -Media cucharada de jugo de Limon (limon natural exprimido tal cual, no cosas locas, paren la creatividad, mira que con el limon nos vamos a cuidar de que nos de una vaina) -Sal al gusto. -6 dientes de ajo para que ni tu madre te quiera besar. -1/4 de litro de aceite. -Algo de pimienta, media cucharadita.
Preparación:
Ocupas una licuadora, le tiras las yemas, le tiras el ajo previamente machucado, le tiras la sal, le tiras la pimienta, y lo haces todo a los coñasos, porque ya estoy aldillado de escribir, y me da la gana de que sea a los coñasos, entonces prendes la licuadora con mucha furia. pRUMM!!!!!! tras 10 segundos abres la tapa de la licuadora, con la licuadora prendida, si no lo haces con la licuadora prendida te vas a arrepentir, de verdad que lo haras, esto de pana es importante, y bueno, agarras el aceite y lo empiezas a escurrir de apoco dentro de la licuadora prendida, de manera tal que vaya bajando en forma de hilito, no sé si me sigan? pero me refiero a que lo viertas formando un chorrito pequeño, like a hilito. Tras acabar con aquello, esperas unos 5 segundos, apagas la licuadora, pruebas, y si le falta sabor, le tiras mas sal y mas sal, y prendes la licuadora de nuevo , hasta que te quede al gusto, eso si, toma agua para limpiar las papilas gustativas, pues no vaya a ser que con tanto ajo no estes apreciando bien los sabores.
Va a quedar todo como una crema bien bien espesa, como una mayonesa de ajo que queda brutal.
Ahora bien, siempre puedes simplemente meter en la licuadora, mayonesa de marca con ajo y sal, y ya está, pero como que no rinde. De una u otra forma, mi paladar prefiere seguir esta receta y no usar la mayonesa de marca directamente. La receta de bajo costo se las debo.
Si el post les gusta también tengo una receta de puta madre para hacer pastel de chucho, la versión tradicional, que por cierto tengo un cuento buenisimo con lo del pastel de chucho, porque un tipo que modifico la receta normal de toda la vida, segpun cuenta mi madre, y la popularizó, dicen que internacionalizó la receta del pastel de chucho, el tipo está vivo todavía, se llama ruben y tiene su restaurante, yo he ido a comer allí, una vez comí venado en ese restaurate, en margarita hay venados, ahora no sé si fue legal comer esa vaina, yo era muy chamo, a vces me perturba ese hecho de que comí una especie en peligro de extinción, pero yo no tenía la culpa pues era menor de edad, maldición, quien me llevó allí tiene la culpa, bue, es una historia bien de pinga lo del pastel de chucho.
submitted by SrFano to vzla [link] [comments]


Cómo dar un beso francés (con imágenes) - wikiHow